viernes, 8 de enero de 2010

Der Schneemann!!!!

La ola de frío que afecta a Europa este fin de semana hizo que desde el jueves a medio día empezara a caer nieve en Tübingen. Este lunes al despertarnos y asomarnos a la ventana el jardincito tenía una gruesa capa de nieve y además seguía nevando! Ana quería ir a la Altstadt pero cuando salimos a la calle, a comprar cosas en el supe, nos dimos cuenta que la aventura de bajar el cerro en esas condiciones iba a ser bastante complicada. Afortunadamente elucubramos un plan alterno y como buenos mexicanos novatos en asuntos invernales decidimos ir al parque a hacer algo que los alemanes de nuestra edad ya no hacen porque lo hicieron cada año cuando eran niños: Un muñeco de nieve!
Aunque no teníamos experiencia yo ya había buscado en youtube instrucciones para hacer uno pero en cuanto empezamos con la construcción Ana Laura tomó el control creativo y yo solo me dediqué a acarrear nieve y a hacer el trabajo rudo.

El primer paso es hacer una base con forma de cono invertido, es importante que la punta sea concava de tal forma que pueda acoplarse de forma segura la siguiente sección del mono

Base del Schneemann que requirió unas diez cubetas de nieve

A continuación se deben construir por separado el torso y la cabeza del muñeco. Se comienza por una cubeta de nieve bien comprimida (como cuando se hacen castillos en la playa) y poco a poco con mas nieve se le va dando el tamaño indicado y la forma esférica.




Ana trabajando en el torso


Cabeza en proceso

Una vez que el torso ha alcanzado el tamaño deseado se coloca con cuidado sobre la base y se sellan las uniones con mas nieve para asegurar la pelota.


Torso recien colocado sobre la base


Ana sellando las uniones del torso mientras la cabeza espera ser colocada

Para estos momentos el hombre de nieve estaba casi listo e incluso tuvo un encuentro cercano con un perrito alemán que lo considero amenazador y decidió acercarse para ladrarle aunque se retiro frustrado por la nula respuesta de nuestra creación.
Para poner la cabeza nuevamente es necesario tallar una base concava en el torso para que amolde bien la cabeza y colocar esta en su sitio con mucho cuidado.



Ana dando los toques finales tras colocar la cabeza

Finalmente añadimos detallitos como el rostro y los brazos usando ramitas y le damos un toque chick con algo de ropa:


Desde este ángulo el monito no se ve muy felíz


Aquí con Ana y ya empieza a sonreir el muchacho



En el retrato familiar ya se ve contento!

Y bueno, luego de recuperar mi gorro y bufanda (estabamos a -4 y con viento) volvimos a casa a tomar un rico chocolate caliente en nuestro cuarto con calefacción. El sábado en la noche después de ir a Freiburg vamos a ver si ha logrado sobrevivir por mas de 24 hrs...



4 comentarios:

  1. jajajajajjaa de algo estoy segura, los niños alemanes no usaban instrucciones, se notó que ya están viejos!! jijiji pero les quedó bonitooooo =D...Mil

    ResponderEliminar
  2. Qué risa me dio esta entrada!!! Los siento como niños chiquitos jajaja! A mi me pasó igual con mi primera piñata esta navidad, me emocioné un montón! De hecho pondré también una entrada en el blog con el procedimiento así, jaja!
    Para su próximo "bonhomme de neige", les recomiendo unos botones en el torso y una zanahoria para la nariz!

    ResponderEliminar
  3. Ay pero si le poníamos una zanahoria nos la ibamos a llevar y el mono se iba a quedar sin personalidad, por eso lo hicimos con unas ramitas!

    ResponderEliminar
  4. jajaja Me encantó!!! y sí, los que nunca hicimos monos de nieve cuando chiquitos definitivamente necesitamos instrucciones! No es igual que hacer castillos de arena ;) Yo me quedé con ganas de hacer uno en el campo sueco: las manitas y patitas se me congelaron rapidísimo!!! Claro que me faltaba el equipo emprendedor!
    Un abrazo grande para los dos :)
    Tanya

    ResponderEliminar