jueves, 21 de enero de 2010

Dresden bajo la nieve

Siguiendo con las entradas de diciembre que se quedaron atrasadas viene ahora el relato de lo que hicimos en Dresden con Ari, además de celebrar el año nuevo.

El viaje de Marburg a Dresden duró 8 horas y tomamos 2 trenes regionales y un IC. En este último nos fuimos en un compartimento con el bebé alemán mas tierno que hemos visto. Era una niña como de 3 años con sus abuelos y descubrimos que nuestro alemán ya está casi a su nivel!


Ruta Marburg-Dresden

Aunque el destino del boleto era la estación central de Dresden (Bahnhof) nos bajamos dos estaciones antes, en la estación Dresden Neustadt ya que quedaba muy cerca de casa de Ari. Hacía frío y llovía pero pronto nos encontramos a Ari y Maya y nos fuimos caminando a su casa que quedaba a 5 minutos. El edificio y el departamento son muy lindos, con paredes gruesas, techos altos y escaleras estilo casa setentera de las Lomas o de la Roma . No teníamos mucha hambre porque habíamos comido durante el viaje pero Ari nos preparó Feuerzangenbowle, una variación del Glühwine en la que sobre una olla con el vino caliente se pone un cono de azucar empapado en licor al que se le prende fuego. El azucar se derrite y cae en el vino. Aquí dejo un video aunque el trastesito que tiene Ari es mas bonito.




Con el Feuerzangenbowle agarramos una jarrita bien relax, platicamos un ratote y nos fuimos a dormir


Maya ya lista para dormir

Cuanda Ana y yo nos levantamos hacía rato que Ari había ido a pasear a Maya y a comprar cosas para desayunar. Nuevamente estuvimos platicando durante horas y a media tarde salimos a pasear a Maya a orillas del Rio Elba. Ari tiene un grupo de amigos que también salen a pasear a sus perros a la misma hora y con los que se van recorriendo el rio como por 4kms. Los perros son buenos amigos entre sí, se reconocen bastante bien cuando se ven a lo lejos e incluso tienen sus preferencias dentro de la "manada".


  La ciudad de Dresden vista desde el Río Elba


Un barco de pasajeros,


Maya y su pandilla de Perros


Maya y Goya (el perro es de raza española y semehace que el dueño cree que Goya es el nombre del pintor español, en todo caso debió ponerle Francisco!)


Caminando con los perros y sus dueños y oyendo a Ari hablar como Sächsin



Dresden de noche


Después de caminar por horas regresamos a casa y Ari preparó (mas bien recalentó, jejeje) comida típica alemana que había sido preparada por su abuelita. Comimos Rouladen, que es un rollo de carne relleno de cebolla y otras cosas que no recuerdo; Semmelknödel, unas bolitas de pan y carne que se llaman diferente en cada región alemana (de hecho puse el nombre que se usa en mi región, no estoy seguro que se llamen así en Sajonia); y Rotkraut, col roja (en Bavaria no ven bien los colores y le llaman Blaukraut, col azul). La comida estaba riquísima y la acompañamos con una cervezita Checa (queda muy cerca de Dresden) y una larga plática.


Ari descociendo el Rouladen



Riquísimo!

Esa noche fuímos a celebrar el año nuevo así que al día siguiente despertamos casi a medio día, desayunamos/comimos,platicamos y platicamos y en la noche fuimos a cenar con la familia de Ari. Me arrepiento enormemente de no haber llevado cámara así que no tengo foto de ellos, son una familia supercariñosa y encantadora y es evidente que es por eso que Ari es como es. Platicamos durante horas en alemán (hicieron un enorme esfuerzo por entendernos) y cenamos riquísimo. Además su casa esta bien bien bonita.
Y bueno al díasiguiente llegó el momento de volver a Marburg, pero en lugar de tomar en la estación cercana a casa de Ari decidimos tomarlo en la estación central para cruzar la ciudad y tener la oportunidad de verla de día (como nos la pasamos bebiendo y platicando nos despertabamos muy tarde) aunque habrá que volver pronto para conocerla plenamente con mucho tiempo.

La calle de Ari


La calle de Ari con un Tram (como el que quiere poner Marcelo en la Alameda)


Der Goldener Reiter (El Jinete Dorado), estatua de Federico Augusto I


El jinete dorado y al fondo la academia sajona de artes



La Theaterplatz donde pasamos año nuevo, el edificio en primer plano es un restaurante llamado "el pueblito Italiano) la iglesia a la izquierda es la Hofkirche, una catedral católica consagrada por Federico Augusto II con un objetivo político, quería ser rey de Polonia


Ari y Ana en un mercadito de navidad alemán


Rusia war hier, se parece muchísimo a los nuestros

Finalmente llegamos a la estación y con la promesa de volver iniciamos nuestro viaje de 8 hrs a Marburg


Ruta Dresden-Marburg

Bonus
Una foto de maya que vale la pena poner!


2 comentarios:

  1. Que bonito relatoooooo!!! yo conocí su casita, y Dresden!!! no es precioso??? qué lástima que no conocí a su familia, pero me lo imagino, tal vez en un tiempecito =), los quiero...Mil

    ResponderEliminar
  2. la verdad estuvimos consentidisisisisimos!!!! y Dresden de verdad es lindo!!, aunque necesitamos conocer mejor la ciudad por que ahora fué pura fiesta y muuucha platica :P... la pasamos rebien los tres juntos y espero que se repita mucho (Aunque ya tambien le toca a Ari venir a vernos jeje)... Tanto Alemania por conocer y tan poco tiempo!! :(. Te quiero Mili!. Ana Lau

    ResponderEliminar