sábado, 10 de octubre de 2009

Bonn

A principios de septiembre recibí un correo electrónico del DAAD invitandome obligatoriamente (me encanta la claridad alemana, no se andan por las ramas...) a un seminario de orientación en Bonn el 8 y 9 de octubre. Como me iban a reembolsar los gastos del viaje, iba a conocer una nueva ciudad y además era obligatorio asistir, pues confirmé mi asistencia.
Por fin la fecha llegó y a las 9 de la mañana tomé mi primer tren hacia Bonn. El viaje duró 4 hrs y lo mejor es que las vias del tren bordean el Rhein, el famoso rio que practicamente cruza alemania desde la frontera con Holanda hasta el Bodensee y que siempre ha jugado un apel preponderante en la economía y la vida alemana. Los paisajes del rio y las montañas son bastante bonitos, continuamente se pueden observar barcos de carga y turísticos navegandolo y lo que mas me impactó: cada 5 o 10 kilometros hay un castillo! son tantos que al principio se emociona uno al ver el castillo o sus ruinas en lo alto de una montaña pero después se vuelven como taxis ecológicos en la Ciudad de México, omnipresentes y ya no les pones tanta atención.


 Nueva característica! Mapa de la ruta del tren de Freiburg a Bonn, las banderas verdes indican estaciones dondé cambié de tren



Barco de Carga en el Rhein


Uno de las Decenas de Castillos en las montañas a Orillas del Rhein

Después de comprobar por enésima ocasión que la puntualidad de los trenes alemanes solo es un mito, llegué 15 mins tarde a Bonn, tome el U-Bahn (metro) al hotel, hice el chek-in y llegué derrapando al buffet de bienvenida de la reunión (no se puede dejar pasar nunca una oportunidad de comer gratis, incluso comida alemana)


Cuarto de Hotel, mi mochila y mi gafete



Sede central del DAAD en Bonn, la reunión fue en otro edificio pero este está mas bonito

Lo que mas me gustó fué poder conocer a los otros becarios del referat (que incluye a México, Centroamerica, el caribe y a Venezulea, pero no a colombia!). Conocí personas muy inteligentes y agradables de México (por cierto la UNAM y las Universidades Publicas rulean las becas), Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Cuba, Nicaragua y Venezuela. Y además me re-encontré con Octavio y Gustavo, dos buenos amigos que hice en el curso de idiomas en Freiburg.
En los seminarios nos hablaron del DAAD, de las características y beneficios de la beca, de las características y restricciones del seguro (nunca nunca nunca pierdan una llave en Alemania, mucho menos si abre mas de dos puertas!) y nos dieron un curso de sensibilizacion y adaptación a Alemania y los alemanes. Este último fue bueno a secas y aunque pudo ser mejor si me ayudó un poco a entender las bases de las diferencias culturales entre México y Alemania. De cualquier forma a mi me había quedado muy claro desde que pedí la beca a Alemania: Su país sus reglas, no pienso comportarme como un par de españoles que hicieron postdoc y maestría en el CCG/IBT que se la pasaron quejandose casi dos años (se las arreglaron para huir antes) de que México no era España (si no pudieron adaptarse a un pais tan cercano al suyo no los quiero imaginar en EUA o peor aún en Suiza o Alemania).
La última actividad fué un paseo en autobus por la ciudad. La verdad yo hubiera preferido que ese tiempo nos lo dieran para conocer la altstadt (el centro historico) donde está la catedral y la casa de Beethoven. Pero bueno, al menos pude ver desde el autobus y de pasadita buena parte de la ciudad, aunque buena parte del tour se me figuró como si en DF hubieran tours por las Lomas para ver las casas de las embajadas.

Cuando Bonn era la capital de Alemania si eras presidente de otro pais y venías de visita te encerraban en ese cerro



Barcaza a orillas del Rhein



Muñequito de señal de tránsito que se parece mucho al famoso Ampelmänchen (traducido literalmente hombrecito, Mänchenn, de semaforo, Ampel) de la antigua alemania del este. Ampelmänchenn en wikipedia
  
Cuando Bonn perdió su estatus de capital ante Berlín tras la restitución de la unidad alemana (feliz 3 de octubre) una ley de compensacion permitió que la ciudad no cayera en la depresión económica al obligar la permanencia 9 secretarias de estado en la ciudad y el traslado de la sede de la compañia de telecomunicaciones estatal a la ciudad (que ahora se divide en tres empresas distintas, una de ellas el correo). Así que la ciudad vive en la bonanza económica (dentro de lo que cabe dada la situación mundial)

Escuela Imperial (""Americana""), colegiatura? 15 mil euros al año



La institución alemana que amo, el Deutschepost (el correo) bueno, rápido y barato. Por cierto, he comporbado de primera mano una notable mejoría en el Servicio Postal Mexicano




Escultura de payaso diabólico afuera del Deutschepost



Institución alemana que amaba en México y ahora no puedo ver :( la Deutsche Welle

 



Institutos de Investigación en Ciencias Naturales de la Uni Bonn y Parque

Y bueno finalmente el tour terminó, nos botaron en la estación de tren y después de un café con Octavio y parte de la delegación venezolana tomé mi tren y regresé a Freiburg. Queda el pendiente pa cuando venga Ana de volver a la ciudad a visitar la Altstadt y conocer la casa de Beethoven.

Bonus: Perrito en Bonn que salió movido porque el autobús iba demasiado rapido, tenía dueña, una viejita que iba caminando delante de el, pero como ella no era interesante no salió en la foto ;)





2 comentarios:

  1. Me dan tanta risa tus entradas! Como que hay que aprovechar las comidas gratis, hasta si son comidas alemanas?! Qué paso con tu entusiasmo inicial, jajaja?
    Bueno, ojala cuando vayamos a visitarlos podamos ir también a la casa de Beethoven, suena padre.
    Y qué onda con tus fotos de letreros y de perritos de la calle, eh? Por cierto este letrero azul del peaton también lo tenemos en Francia!

    ResponderEliminar
  2. jajaja mi entusiasmo inicial se convirtió en resignación y adaptacion, con un suspiro de fe y esperanza de que algún día la cocina alemana me va a sorprender :)
    Los perritos son lindos! los letreros no tanto pero a veces me llaman la atención

    ResponderEliminar